sábado, 2 de octubre de 2010

Como hacer para tener más energía



La energía es nuestro combustible cotidiano, pero muchas veces nos sentimos cansados sin motivo, nada nos entusiasma, sentimos desgano, sentimos que perdimos nuestra energía original ¿que podemos hacer? ¿Como hacer para tener más energía si no hacemos ejercicios físicos? Para tener más energía hay que hacer ejercicios mentales que nos motiven y cambien las ideas negativas que obsesionan a nuestra cabeza. Las ideas abren o cierran el paso a las energías, son las puertas que le permiten pasar, sin las ideas correctas la energía no circulará. La tensión nerviosa interna que generan los estados mentales de angustia, tristeza, preocupación o depresión convierten a nuestro cuerpo en un bloque de piedra, por fuera y por dentro, es una manera de poner un escudo protector para no lastimarnos, nos convertimos en una roca dura... con la consiguiente desenergización, el esfuerzo de mantener esa pared de roca funcionando en nuestra piel unas 18 horas continuas logra que se agoten nuestras fuerzas. Es como tener el auto con el motor prendido todo el día por si tenemos que salir a hacer algo, el combustible se va gastando sin que nos demos cuenta, hasta que en algún momento del día en el que queremos recurrir a el auto, el combustible se agotó y el motor no arranca.

Hagamos algo entonces, entremos en acción para cargar el tanque, contactemos un profesional de la salud, busquemos alguna buena dieta energetizante, tomemos muchos licuados con frutas y vegetales crudos y hagamos ejercicios mentales para correr las ideas negativas que nos hacen ponernos en guardia día tras día y armar esa coraza dura que ya no podemos mantener.

Curiosamente, el ejercicio más fácil que a mí me da resultado casi no requiere nada de acción, consiste en sentarse en un sillón bajo y cómodo, en su defecto en una silla con buen respaldo o simplemente en el piso con la espalda apoyada en la pared y las piernas cayendo naturalmente o cruzadas en posición de meditación. Las manos quedan en el regazo con las palmas hacia arriba, la mano izquierda sobre la derecha con los pulgares tocándose. Comenzamos a respirar suavemente concentrándonos en el aire que entra y sale por la nariz, inhalamos y respiramos por nariz suavemente y lentamente, para que el ingreso de aire sea profundo, sintiendo como se levantan los pulmones y el pecho. Esto lleva un minuto o dos. Entonces comenzamos el trabajo interior de cambiar nuestra idea central, esa idea equivocada que no nos ayuda a vivir. Empezamos a repetirnos a nosotros mismos “Yo soy energía perfecta” “Yo soy energía” “Yo soy energía perfecta” “Yo soy energía” “Yo soy energía”, suavemente pero continuamente, sin fanatizarnos, sintiendo que lo que decimos es verdad, que la energía forma parte de nuestro ser interno, que está en cada célula y que nunca nos va a dejar de a pie. Seguimos así por unos 10 minutos cada día, en lo posible todas las mañanas antes de salir.

El objetivo es lograr sentir en nuestra cabeza que mi YO está hecho de energía, que nada me falta, que soy mi propio suministro. Si absolutamente todo es energía y yo soy parte de ese todo ¿como me puede faltar energía? Cuando la mente lo descubre, es imposible sentir desgano, es imposible no entrar en acción. Es imposible pensar que no tenemos combustible y que lo debemos incorporar desde afuera hacia adentro.

Tal vez también le interesen

El pensamiento y el cuerpo ante la enfermedad
Como circula la energía en el cuerpo
Que hacer cuando estamos deprimidos

3 comentarios:

  1. Este gato parece una escultura más en la casa, hermosa foto!
    Un beso,
    Myriam

    ResponderEliminar
  2. excelente articulo, felicitaciones.....

    ResponderEliminar