viernes, 23 de julio de 2010

Frases para pensar. La felicidad



FOTOGRAFÍA "El alma del follaje" por Silvia Calvino


A pesar de los casi incontables inventos materiales destinados al mejoramiento del bienestar del hombre, ¿porque es infeliz la humanidad? Porque el hombre no sabe casi nada acerca de sí mismo; de sus pensamientos, sus emociones, sus motivos, sus deseos. No sabe exactamente lo que quiere y su vida no es más que el campo de batalla de la confusión y el conflicto. La ciencia no le ha ayudado a extender sus fronteras verticales.

Dr. BENITO F. REYES en "Evidencia Científica de la Existencia del Alma"

jueves, 15 de julio de 2010

Frases para pensar. Conciencia inmutable



Durante el curso de nuestra vida en la tierra, la esencia se agota, la energía se dispersa y la mente se marchita junto con el cuerpo, pero la perla brillante de la conciencia primordial que llevamos en lo profundo del corazón permanece inmaculada, indestructible e inmortal.

DANIEL REID en “El TAO de la salud, el sexo y la larga vida”

martes, 13 de julio de 2010

Reiki y mudras para la salud total



Un mudra es un gesto simbólico que forma parte del lenguaje gestual no verbal entre los seres humanos, uno de los recursos para conectarnos con el poder sanador interior y hacernos reflexionar sobre el poder interno y la fuerza de lo que no se dice.

Los mudras o “gestos” tienen su origen en los albores del budismo y el hinduismo, en remotas regiones de India, Tibet y China. Fueron usados por los monjes durante siglos en sus ejercicios espirituales y en sus rituales de meditación y concentración. Muchas veces la literatura los asocia a invocaciones a los dioses, como si se hablara de algo mágico, pero creo que les podemos dar una explicación mucho más científica. Así como la medicina y la ciencia han llegando a comprobar que los cerebros de los meditadores tienen más materia gris y eso los capacita para enfrentar con éxito situaciones adversas, llegará el día en el cual se comprenderá científicamente la relación-unión entre el cuerpo y la mente a través de un mudra. Ello no es tan descabellado, ya que cada parte de la mano produce una reacción refleja sobre determinados y específicos lugares del cerebro, así como lo hace la reflexología podal sobre los órganos internos. Entonces, el mudra refuerza el poder de la meditación al guiar el flujo energético hacia determinados lugares del cerebro. Junto con los Bhandas (un tipo muy avanzado de contracturas musculares yoguis) los mudras re-direccionan y canalizan la energía individual hasta unirla con la energía del universo.

Dentro de un mudra, los pulgares representan al ego, en tanto que el resto de los dedos representan una emoción, una cualidad y también un planeta, uniéndose de este modo el simbolismo con lo cósmico. Y uniéndose también a conocimientos de filosofía y de medicina tradicional china, cada dedo se identifica con uno de los cinco elementos, la madera, la tierra, el fuego, el metal y el agua. El contacto de cada dedo con los otros es la síntesis de una combinación única entre estos elementos y crea condiciones favorables para un fluir energético que dirige la conciencia hacia el logro de un objetivo en particular.

Usar un mudra puede afectar nuestro campo energético. Esto también tiene relación con los meridianos de acupuntura, ya que hay 6 meridianos importantes que nacen o mueren en los dedos de las manos. Nacen en los dedos de las manos el Meridiano del Intestino Grueso(índice externo), del Intestino Delgado (meñique externo) y del Triple Calentador(anular externo), y culminan en los dedos de las manos los Meridianos de Pulmón(pulgar externo), de Pericardio(mayor abajo) y de Corazón (índice interno).



A pesar de que hay muchísimos mudras, son cinco los mudras más representados en las estatuas Budistas en todo el mundo:

1 “El gesto del giro de la rueda” donde el pulgar y el dedo índice se juntan, pero no en cualquier lugar, sino exactamente donde según la medicina tradicional china nace el meridiano del intestino grueso y culmina el de pulmón, formando ambas manos un círculo que usa como nexo a la yema del dedo mayor, justo donde culmina el canal del pericardio. De esta forma se representa la unión de la sabiduría con el método terrenal. También este mudra se debe sostener con la mano frente al corazón, para simbolizar que es una enseñanza que partió directo del corazón del Budha, el ser Iluminado.

2 El “Gesto de Tocar la tierra”. Se forma con los 5 dedos de la mano derecha curvados hacia el cielo, y los dedos de la mano izquierda extendidos hacia la tierra tocándola, simbolizando la iluminación de Budha bajo el árbol sagrado.

3 El “Gesto de la Misericordia” se hace con la mano izquierda señalando hacia abajo con la palma hacia adelante, y la mano derecha descansando sobre el regazo. Simboliza la Paciencia, la moral, la compasión, el esfuerzo, la concentración meditativa, el perdón, la generosidad. Usualmente se potencia usándolo con otros mudras.

4 El “Gesto de la contemplación” las dos manos descansan sobre el regazo formando un cuenco. Es la postura básica para la meditación.

5 El “Gesto de la Bendición” es poner la mano derecha a la altura del pecho con la palma hacia adelante, como ofreciendo “protección” a través de la radiación del centro de la mano, mientras la mano izquierda descansa en el regazo o junto al corazón



En el centro de la mano se encuentra el punto “laogong” de acuerdo a la medicina tradicional china. El punto 8 “Laogong” del Canal de Pericardio es un punto SHU, un punto ying o manantial por donde fluye el Qi como si fuera agua hacia el pozo de la yema del dedo medio, brotando del corazón. Curiosamente la mano en alto a la altura del corazón es el símbolo que usaban los reyes egipcios y los emperadores romanos para “bendecir” a su pueblo. Y el pueblo levantaba la mano izquierda ¿Conocimiento instintivo o recuerdos atávicos de una sabiduría perdida? También hoy día es un gesto usado en muchas religiones en sus ceremonias junto con otros mudras, y por el pueblo en general en sus saludos, como si hiciera uso de ese recuerdo atávico colectivo. Es un gesto que además de indicar paz y calma también indica ausencia de temor. El lado derecho es el que da, el lado izquierdo es el que recibe. Hoy mismo muchas personas se saludan desde lejos haciendo este gesto, un poco más alto de la altura del corazón, sin percatarse de su simbología gestual no hablada pero SÍ interpretada por la mente del otro desde su sabiduría interior.

Cuando hablamos de reiki y mudras para la salud total en los Talleres de Mudras o los Cursos de Reiki niveles Dos y Tres, nos referimos al estudio de la salud humana desde el punto de vista holistico, donde el ser humano es un ser energético compuesto de cuerpo, mente y emociones interrelacionadas, una unidad indivisible que puede utilizar para su crecimiento espiritual, autorrealización y desarrollo, todos los medios que le acercan la sabiduría hindú a través del yoga, los conocimientos filosóficos chinos a través del Chi Kung (Qi Gong), y la acupuntura y los conocimientos japoneses a través del Reiki. El Reiki Usui Ryoho Tibetano no hace más que tomar toda esa sabiduría y transmitirla a través de una técnica perfecta por su simpleza y practicidad.

Hay mudras para dolencias, para la la hipertensión, el asma, la memoria, para tener suerte, para lograr entendimiento y sabiduría y para muchísimas cosas más. La efectividad de un tratamiento energético, con mudras de reiki que acompañen a los tratamientos convencionales, la dan el compromiso, la fé y la constancia.

domingo, 11 de julio de 2010

Frases para pensar. El entusiasmo




Es solo un sentido creciente de curiosidad el que permite desarrollar el entusiasmo, el que hace que la tarea más mundana o la más fascinante de la vida valga la pena y resulte divertida e interesante. Sin eso, la vida no es más que esperar en fila.

RICHARD BANDLER en “Use su cabeza para variar”

jueves, 8 de julio de 2010

Frases para pensar. La energía




"La ciencia dice que todo lo que existe es energía. La materia, un grano de arena o una gota de sangre, todo es energía vibrando en distintas frecuencias"


Tal vez también le interese

La energía interior

martes, 6 de julio de 2010

domingo, 4 de julio de 2010

El pensamiento y el cuerpo ante la enfermedad




El pensamiento no actúa solamente a través de las decisiones conscientes. Gran cantidad de sus efectos se acumula directamente en los tejidos del cuerpo sin que nos demos cuenta. Hay que considerar algunas de nuestras expresiones corrientes: “Me estás rompiendo el corazón”, “Ese odio me está corroyendo”. El cuerpo responde a los mensajes de la mente, ya sean conscientes o inconscientes. En general, suelen ser mensajes tanto de “vida” como de “muerte”. Estoy convencido de que no solo tenemos mecanismos de supervivencia, como el de “sálvese el que pueda”, sino un mecanismo mortal que detiene nuestras defensas, entorpeciendo las funciones del cuerpo y llevándonos hacia la muerte cuando sentimos que no vale la pena vivir.

Dr. BERNIE S. SIEGEL en Amor, medicina milagrosa

Impresionante concepto: No solo tendríamos mecanismos químicos de super-vivencia(salvación) sino también mecanismos químicos de super-abandono(muerte).

Revisando literatura encontramos que mucho se ha hablado ya desde diversas disciplinas y culturas sobre la relación entre el pensamiento y el cuerpo ante la enfermedad. Creo que este pensamiento del excelente médico estadounidense Dr. Bernie S. Siegel que hoy he escogido lo dice todo. Incluso es increíblemente esclarecedora su explicación cuando se la aplica ante los postulados médicos chinos sobre la relación que mantienen cada una de las disfunciones de los órganos del cuerpo con cada una de las Siete Emociones que ellos consideran causantes de enfermedades, emociones particularmente nocivas cuando se desbordan de su cauce normal, y que son la tristeza, la preocupación, la rabia, la alegría, el terror, el susto y la angustia.

viernes, 2 de julio de 2010

COMO MEDITAR ........

¿Quien medita?


Cómo meditar se aprende pero ¿quien medita? Todas las técnicas que nos enseñan como meditar no resuelven por si mismas este gran enigma. Cuando queremos profundizar en la teoría o en la filosofía de la meditación solemos encontramos con interrogantes profundos. Y con respuestas tan intangibles como estas flores que creemos hemos capturado pero sin embargo no están. Su segundo de presencia se confunde con la ilusión.

¿Medita mi cuerpo? ¿Medita mi mente? ¿Meditan mis emociones? ¿En que parte del corazón están mis emociones? ¿Medita mi conciencia? ¿Medita mi alma? ¿Quien medita? ¿Mi cuerpo físico está conciente de mí? ¿Que parte de mi cuerpo físico es la que medita? ¿Mi mano, mi nariz, mis pulmones, mis piernas? ¿Quien medita? ¿Medita mi conciencia? La conciencia suele ser conciente del cuerpo, pero NO ES EL CUERPO.

Entonces, si yo soy algo independiente del cuerpo ¿Eso es ser yo mismo? ¿Quien soy? ¿Soy el cerebro? ¿Soy el sistema nervioso? ¿Yo soy la mente? ¿Soy la mente haciendo uso del cuerpo? ¿Yo soy mi cerebro? ¿Mi cerebro puede pensar sin mí? ¿En que parte de mi está el pensador? ¿Quien es el pensador?

Participar del proceso de meditación significa darnos cuenta de quien somos, es entrar en la conciencia del universo, es descubrir que ni siquiera somos una combinación de todas las partes “humanas” que conocemos. Es descubrir “que estamos un paso más allá”, un paso adelante de las partes. Es empezar a encontrar la punta del ovillo del alma.