martes, 13 de julio de 2010

Reiki y mudras para la salud total



Un mudra es un gesto simbólico que forma parte del lenguaje gestual no verbal entre los seres humanos, uno de los recursos para conectarnos con el poder sanador interior y hacernos reflexionar sobre el poder interno y la fuerza de lo que no se dice.

Los mudras o “gestos” tienen su origen en los albores del budismo y el hinduismo, en remotas regiones de India, Tibet y China. Fueron usados por los monjes durante siglos en sus ejercicios espirituales y en sus rituales de meditación y concentración. Muchas veces la literatura los asocia a invocaciones a los dioses, como si se hablara de algo mágico, pero creo que les podemos dar una explicación mucho más científica. Así como la medicina y la ciencia han llegando a comprobar que los cerebros de los meditadores tienen más materia gris y eso los capacita para enfrentar con éxito situaciones adversas, llegará el día en el cual se comprenderá científicamente la relación-unión entre el cuerpo y la mente a través de un mudra. Ello no es tan descabellado, ya que cada parte de la mano produce una reacción refleja sobre determinados y específicos lugares del cerebro, así como lo hace la reflexología podal sobre los órganos internos. Entonces, el mudra refuerza el poder de la meditación al guiar el flujo energético hacia determinados lugares del cerebro. Junto con los Bhandas (un tipo muy avanzado de contracturas musculares yoguis) los mudras re-direccionan y canalizan la energía individual hasta unirla con la energía del universo.

Dentro de un mudra, los pulgares representan al ego, en tanto que el resto de los dedos representan una emoción, una cualidad y también un planeta, uniéndose de este modo el simbolismo con lo cósmico. Y uniéndose también a conocimientos de filosofía y de medicina tradicional china, cada dedo se identifica con uno de los cinco elementos, la madera, la tierra, el fuego, el metal y el agua. El contacto de cada dedo con los otros es la síntesis de una combinación única entre estos elementos y crea condiciones favorables para un fluir energético que dirige la conciencia hacia el logro de un objetivo en particular.

Usar un mudra puede afectar nuestro campo energético. Esto también tiene relación con los meridianos de acupuntura, ya que hay 6 meridianos importantes que nacen o mueren en los dedos de las manos. Nacen en los dedos de las manos el Meridiano del Intestino Grueso(índice externo), del Intestino Delgado (meñique externo) y del Triple Calentador(anular externo), y culminan en los dedos de las manos los Meridianos de Pulmón(pulgar externo), de Pericardio(mayor abajo) y de Corazón (índice interno).



A pesar de que hay muchísimos mudras, son cinco los mudras más representados en las estatuas Budistas en todo el mundo:

1 “El gesto del giro de la rueda” donde el pulgar y el dedo índice se juntan, pero no en cualquier lugar, sino exactamente donde según la medicina tradicional china nace el meridiano del intestino grueso y culmina el de pulmón, formando ambas manos un círculo que usa como nexo a la yema del dedo mayor, justo donde culmina el canal del pericardio. De esta forma se representa la unión de la sabiduría con el método terrenal. También este mudra se debe sostener con la mano frente al corazón, para simbolizar que es una enseñanza que partió directo del corazón del Budha, el ser Iluminado.

2 El “Gesto de Tocar la tierra”. Se forma con los 5 dedos de la mano derecha curvados hacia el cielo, y los dedos de la mano izquierda extendidos hacia la tierra tocándola, simbolizando la iluminación de Budha bajo el árbol sagrado.

3 El “Gesto de la Misericordia” se hace con la mano izquierda señalando hacia abajo con la palma hacia adelante, y la mano derecha descansando sobre el regazo. Simboliza la Paciencia, la moral, la compasión, el esfuerzo, la concentración meditativa, el perdón, la generosidad. Usualmente se potencia usándolo con otros mudras.

4 El “Gesto de la contemplación” las dos manos descansan sobre el regazo formando un cuenco. Es la postura básica para la meditación.

5 El “Gesto de la Bendición” es poner la mano derecha a la altura del pecho con la palma hacia adelante, como ofreciendo “protección” a través de la radiación del centro de la mano, mientras la mano izquierda descansa en el regazo o junto al corazón



En el centro de la mano se encuentra el punto “laogong” de acuerdo a la medicina tradicional china. El punto 8 “Laogong” del Canal de Pericardio es un punto SHU, un punto ying o manantial por donde fluye el Qi como si fuera agua hacia el pozo de la yema del dedo medio, brotando del corazón. Curiosamente la mano en alto a la altura del corazón es el símbolo que usaban los reyes egipcios y los emperadores romanos para “bendecir” a su pueblo. Y el pueblo levantaba la mano izquierda ¿Conocimiento instintivo o recuerdos atávicos de una sabiduría perdida? También hoy día es un gesto usado en muchas religiones en sus ceremonias junto con otros mudras, y por el pueblo en general en sus saludos, como si hiciera uso de ese recuerdo atávico colectivo. Es un gesto que además de indicar paz y calma también indica ausencia de temor. El lado derecho es el que da, el lado izquierdo es el que recibe. Hoy mismo muchas personas se saludan desde lejos haciendo este gesto, un poco más alto de la altura del corazón, sin percatarse de su simbología gestual no hablada pero SÍ interpretada por la mente del otro desde su sabiduría interior.

Cuando hablamos de reiki y mudras para la salud total en los Talleres de Mudras o los Cursos de Reiki niveles Dos y Tres, nos referimos al estudio de la salud humana desde el punto de vista holistico, donde el ser humano es un ser energético compuesto de cuerpo, mente y emociones interrelacionadas, una unidad indivisible que puede utilizar para su crecimiento espiritual, autorrealización y desarrollo, todos los medios que le acercan la sabiduría hindú a través del yoga, los conocimientos filosóficos chinos a través del Chi Kung (Qi Gong), y la acupuntura y los conocimientos japoneses a través del Reiki. El Reiki Usui Ryoho Tibetano no hace más que tomar toda esa sabiduría y transmitirla a través de una técnica perfecta por su simpleza y practicidad.

Hay mudras para dolencias, para la la hipertensión, el asma, la memoria, para tener suerte, para lograr entendimiento y sabiduría y para muchísimas cosas más. La efectividad de un tratamiento energético, con mudras de reiki que acompañen a los tratamientos convencionales, la dan el compromiso, la fé y la constancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada